Ultra Fiord | Bienvenido a la Patagonia

Viernes 10:20 am, debo cruzar un río de 20 metros de extremo a extremo, pregunto si la cuerda está suficientemente tensa, me dice que no, debo cruzar por el agua y tomado de la cuerda, el agua me llega hasta el pecho, ya del otro lado el baqueano que me dio las instrucciones para cruzar, me pregunta de dónde soy, le digo de Santiago, al salir a la orilla del río me despido y él a su vez me corresponde y termina con un «¡bienvenido a la Patagonia!».

Partimos a la media noche, sabemos que tenemos 8 horas para llegar al primer drop bag – puesto de control del primer corte de la carrera -te dicen si puedes seguir o no -, a los 5k de comenzar se larga una llovizna que no nos dejará de acompañar el resto de la carrera, al principio era un agrado, llovizna fresca y no fría, el problema fue que comenzó a dejar los senderos de la ruta anegados.

La noche se hace larga, nuevamente siento esa sensación de soñar despierto, multiformas, colores, animales autóctonos se hacen presentes en la solitaria noche, solo unos 30 corredores estuvimos en la línea de largada de las 100 millas, un amigo me dice que el efecto del frontal con foco de luz circular, tiende a generar efectos visuales del tipo que comento, cada corredor tiene experiencias distintas al correr de noche, yo sueño despierto, y me gusta, los árboles terminan expresándose en voces en la ruta, no es coherente, estamos solos a kilómetros a la redonda.

Con esta llovizna y ya en el último chequeo antes del primer drop bag pregunto la hora y me dicen que son las 7 am, me quedan 14k y sé que ni en pista podría correr 14k en una hora, menos con los efectos de la llovizna, el barro se hace presente en la carrera, creo que mi participación llegará hasta ese puesto, me veo pensando en la crónica que ahora escribo, pensar que fue lo que no hice bien, hasta podría decir que esto es una «carrera de aventura» comodín que escuché posteriormente a corredores para justificar abandonos, golpes, DNF, etc… Evidentemente las condiciones del tiempo son una de ellas, lo otro, capaz no estaba listo para un 100 millas en el extremo sur del mundo, tenía confianza con mi primer 100 millas del Endurance Challenge en octubre pasado, correr en la patagonia es otra cosa, y no por eso es correr «aventura», me imagino a los practicantes de esa disciplina riéndose de nosotros por tal definición.

Ya en el primer drop bag a eso de las 09:30 am, me encuentro con un par de corredores extranjeros que me pasaron en los últimos 14k 2 veces! Se perdieron 2 veces seguidas! El puesto de Paine, es un placer, desayuno caliente con huevos revueltos, bebidas, agua, todo lo que uno podría necesitar luego de casi 60 nocturnos principalmente, amé este puesto, la gente muy amable y servicial me dieron ganas de quedarme en el cálido lugar, pero me quedaría sin conocer la parte «bonita» de la ruta, (aunque con lo visto para mí, ya era suficientemente bonito). Pienso en las características técnicas del circuito de esta primera parte; caminos interiores de haciendas, vacas que corren contigo, caballos, zorros, ratoncitos, rutas creadas con machete, para mí imposible correr, las ramas en el suelo -que seguro crecen en 3 días- ya están grandes y cada paso debe ser muy pensado, pienso como los líderes de la carrera corren rápido por esos circuitos, duda que le pregunte a Enzo Ferrari post carrera, me sentí tranquilo el también tuvo que caminar.

La «buena» noticia que me comentan en este puesto, se modificó el horario de corte y podría continuar, cambio mi chip mental, desayuno, me pongo calcetas secas -un verdadero placer- y voy por el siguiente drop bag a «tan solo» 30k, a 2k de salir de esto, me doy cuenta que debo cruzar el río metiéndome entero en él, mojado hasta el pecho. El frío generado por ese cruce me hizo olvidar el dolor de las piernas producido por el lactato haciendo lo suyo y fue una frescura que me permitió comenzar con el trote post cruce, de paso en cada cruce de río, lago, charco, debes correr para drenar tu ropa y no congelarte.

Con el barro las distancias se duplican en cada objetivo, lo que creías te demorarías 90 minutos, te demoras 3 hrs. pienso en los corredores que pasaron antes de mí en ese tramo, y el barro en cada sendero ya está pisado más de 100 veces adicionales! Pienso en el concepto de trekking, más bien un mudtrekking, yo no sé correr en barro, creo que nadie de los corredores del valle central de Chile sabe hacerlo, al finalizar la carrera es el comentario común, sentirse incapaz de avanzar rápido, es un problema de técnica sin duda. Todos detestamos el barro, sin embargo, al levantar la vista y ver las montañas con sus picos nevados, sonríes y te dices por esto estas acá, continuo, sé que no lograré llegar al segundo drop bag y me dejen seguir la ruta, ese horario de corte lo respetarán seguro, aún así apuro y entre el último control y mi destino final, lo hago rápido con las últimas fuerzas que quedan, mi ración de snickers y frugelé se me agotaron, espero tengan comida caliente en ese puesto, no logro saber cuento falta, busco cada indicio de movimiento o seña que me indique que queda poco, creo no faltan mas de 2k, se hacen duros, pero sé que estoy por terminar mi participación, luego de unas curvas cerradas aparece, es una alegría verlo, me explican obviamente que no podré seguir y me invitan a limpiar mis zapar con una manguera, cosa que no dudo, pues las zapatillas han estado mojadas el 90% del tiempo, las limpio e ingreso al local, ambiente cálido, muchos corredores ya cortados de 100 millas y 100k y 70k, conozco a la mitad, compartimos experiencia de la ruta en común, hablamos de la perdida de un celular que se cayó al agua, de lo «picados» que quedaron por nos seguir avanzando, mientras yo me pego un atracón de comida fría y caliente que mi cuerpo lo necesita. Llegan 3 corredores que venían detrás mío también de 100 millas, los gringos que me pasaron 2 veces y un japonés que al rato presentó síntomas de hipotermia, se le pasó al rato, pero claramente lo había dado todo para llegar hasta donde estábamos.

Luego de unas dudas de si tendríamos que dormir en el lugar o nos vendrían a buscar en «barco de transporte» esperaba simplemente un Zodiac y nos llega un bus de agua, asientos muy cómodos, con servicio de café y un sandwich que alegró nuestros cuerpos cansados, sabíamos nos quedaba un viaje de 2 hrs a Puerto Natales, a los 10 minutos todos los retornados estábamos durmiendo.

Nuestras zapatillas mojadas, aguantan papel de diario para su secado o directamente veo a varios con una bolsa puesta sobre el pie y luego la zapatilla para que la humedad no llegue directamente a los pies en el amable retorno.

Como resumen final, puntos a considerar.

Ultra Fiord es una carrera en que todos quieren comentar, eso es muy bueno, no todas las carreras generan ese efecto, tendremos 200 visiones de la carrera (numero de participantes en las distintas distancias).

Yo me declaro pecador, yo pequé, en mirar la altimetría con desdén, en ver una carrera plana y no respetar el clima, correr un 100 millas en la comodidad de la zona central de Chile, no es lo mismo que hacerlo en uno de los extremos del país, aquí estará su atractivo, salir de tu zona de confort, sentir las piernas adoloridas, sentir frío, desear llegar al siguiente puesto de abastecimiento, eso es Ultra Fiord, salvaje y extrema, una carrera no para aspirantes a trail runners, sino que para trail runners con experiencia en el cuerpo, sino, vuelve a la calle o al cross country.

¿Qué agregaría yo el otro año? Personal en ruta, me sentí solo en algunos tramos (no desde una mirada depresiva por cierto), pero creo ayudaría a la confianza del corredor en ruta, marcaje cuando estemos próximos a un puesto de abastecimiento, eso ayudará a la planificación para quienes corremos sin preocuparnos del GPS.

El próximo año es mi deseo volver, es dura, pero volveré por el paisaje que solo pude ver en fotos, me obliga a prepararme más y esperar pasar por los senderos que seguían posteriores a mi corte, será un compromiso.

Entonces bienvenido a la Patagonia! 

 Resultados Ultra Fiord.

 Ultra Fiord | Conferencia de prensa y entrega de kits.

 Ultra Fiord | Entrega de kits.

 Ultra Fiord | La carrera.

 Ultra Fiord | Premiación.

468 ad

1 Comment

  1. Leí atentamente y me siento feliz !!! Soy de Santiago y la carrera mas larga y extenuandte que había hecho, fue la maratón de Rapanui 2013,con 100%humedad y 28°Celsius de calor La que me tomo 4:51 min. terminar………Ultrafiord fue para mí 1ra Ultratrail,nunca había soñado correr 114K Pero me prepare a conciencia recorriendo mas de 1200 K por las calles de Stgo. durante tres meses y rematando con la Maratón de Stgo.(3:36,41) 12abril 2015,Cuatro días antes de Ultrafiord.
    Yo, fuí uno de los héroes que superaron el reto Ultrafiord.

    Post a Reply

Trackbacks/Pingbacks

  1. Pro Racing Trail Running Short en Ultra Fiord | Solo Running - […] *El review se realizo en carrera, en 90 kilometros de rutas del Ultra Fiord, con las condiciones climaticas ideales…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.