Spartan Race: Comienza el desafío

Mi nombre es Manuela Cifre, actualmente estoy cursando el 4to año de la carrera de Kinesiología. Toda mi vida me ha gustado el deporte, pasando por basquetbol, fútbol, tenis, natación y finalmente quedándome con mi favorito, el voleibol. Actualmente juego en la selección de mi universidad y hace ya unos tres años que complemento mis entrenamientos con running, generalmente corriendo unos 8k dos veces por semana. Claro que entre los estudios, los amigos y la familia, a veces entreno un poco menos. Pero al fin y al cabo encuentro en el deporte un refugio, un lugar donde descargar malas energías, cumplir metas y sobretodo llenarme de vitalidad y felicidad.

Hace unos días recibí la sorpresiva invitación para participar de una carrera llamada Spartan Race, que se caracteriza por tener obstáculos al más estilo del entrenamiento militar, entregando la oportunidad de que alguien, no precisamente experimentado para ello, como yo, se entrene para lograr llegar a la meta del emocionante evento. Mis primeros pensamientos fueron, ¿me la podré?, ¿qué tan difícil será? e incluso dejar la oportunidad a otra persona, es decir, ponerse el parche antes de la herida y no aceptar un desafío por miedo a fracasar. Me armé de valor y sin pensar mucho más, acepté.

Lunes y miércoles entrené voleibol como de costumbre, y el jueves llegó el día de mi primer entrenamiento en el gimnasio Crossfit XF. La verdad es que me di cuenta de que, a pesar de entrenar constantemente, el nivel era bastante exigente, por supuesto, mi rutina fue la de los principiantes. Me sentí bien, solo con el hecho de lograrla completamente, a pesar de que me mencionaron varias veces que faltaba muy poco tiempo para la carrera y mi condición física no era la ideal, pero que había superado las expectativas.

El día sábado era el turno del Spartan Trainning Tour. Sin saber muy bien a lo que iba, hidratada y con un buen desayuno me incorporé a un sistema de 4 estaciones, donde en cada una se practicaban duros ejercicios relacionados con la carrera, como cargar sacos con arena, los temidos burpees, saltos al cajón, los llamados “suicidas”, entre otros y por supuesto bastante cardio. Comenzando el entrenamiento, en uno de los obstáculos mi mano no resistió el roce y se me hizo una quemadura pequeña pero dolorosa, frente a esto se lo comenté a los otros participantes y a más de uno le había pasado exactamente lo mismo, incluso a algunos mucho peor, su respuesta: “Sigue adelante, esto recién comienza” y así fue, al más estilo espartano. Llevaba ¾ del entrenamiento y dudé en continuar, ya estaba demasiado cansada, pero el ver el entusiasmo y constancia de mis compañeros, me incentivó a seguir. Definitivamente fue en esta actividad que entendí el esfuerzo, auto superación y desafío que conlleva esta particular carrera.

Pensé que mi entrenamiento de la semana terminaba ahí… Pero al día siguiente, luego de una larga tarde de estudio, una voz me decía que continuara entrenando y claro, le hice caso. Disfruté mucho esos 8km nocturnos corridos por la plaza de Vespucio, que dejaron mi cuerpo y mente tranquila para comenzar una nueva semana, enfocada en mi gran desafío, el Spartan Race, para el cual seguiré entrenando determinadamente para rendir lo mejor posible este 23 de abril.

¡El que quiere, puede! 

Manuela Cifre
Instagram: @malu_geminis

Solo Running

Portal de running hecho por corredores para corredores | Porque correr nos gusta, porque nos demuestra que nada es imposible, porque nos define! | El correr es la excusa para conversar.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.