Los Dark Gym; Se vienen!

A propósito de reclamos de los trabajadores de los gimnasios para la apertura de estos, la tendencia luego de ya varias semanas de cuarentena es la de los Dark Gym y acá les explicamos de qué se trata resumiendo lo planteado por Fede Lorente un especialista en estos temas. Los Dark Gym son gimnasios, pero no están abiertos al público, son como esos supermercados cerrados para los Cornershop.

En rigor podrían ser un set de grabación o el mismo gimnasio que se encuentra cerrado para los usuarios y son las mismas clases emitidas mediante una de las plataformas para ser transmitidas en directo a los usuarios del gimnasio o de manera libre.

Durante este tiempo de cierre de instalaciones deportivas, la mayoría de los centros han intentado dar servicio a los clientes con vídeos grabados en Youtube, directos en Instagram y clases por videoconferencia, incluso las personalizadas.

«El gimnasio esa ahora un momento y no un lugar»

La grabación de clases para su posterior comercialización no es algo nuevo; lo empezó Jane Fonda a finales de los 70. Entonces en pandemia reaparece el formato de la mano de las RRSS, los Dark Gym.

Este tipo de negocio minimiza la inversión inicial o reduce los costos de las variables operativas para tu gimnasio amigo pues no se necesita de buenas y caras ubicaciones adicionales, y fomentaría el emprendimiento, pues hay varios entrenadores que están usando el formato. Los gimnasios vacíos están ahí para ser utilizados y montar un estudio! No se necesitan los vestuarios, recepción, sala de entrenamiento, equipamiento especiales, cumplir la normativas de licencias de apertura de centros deportivos y que hoy están cerrados por decreto, su «problema» es que se demoran en montar el formato por la burocracia de sus estructuras.

Ventajas

Fideliza a los que ya tienen membresías y aumentan los clientes potenciales. En cliente potencial de un gimnasio suele estar a 10 minutos del centro. En el caso de los Dark Gyms puede estar en cualquier lugar del mundo. La única limitación es conseguir llegar a él y mostrarle tu producto.

Llega para quedarse?

Sabemos que mucha gente está entrenando en casa, es lo recomendado, y según algunas encuesta cerca del 21% lo seguirán haciendo cuando abran los gimnasios. Esto no quiere decir que dejen de ir a los gimnasios pero quizás lo hagan menos y combinen ambos. Así pues, hay dos puntos clave que nos ayudan a valorar si es buen momento para montar un Dark Gym, plantea Lorente.

¿Existe una demanda suficiente online?

Si la respuesta es afirmativa, la creación de Dark Gyms va a crecer mucho en poco tiempo, más aún considerando que no sabemos cuándo acabarán los efectos de la Pandemia. Sin embargo, es posible que no exista esa demanda y haya que crearla. Seguramente los usuarios no querrán entrenar solo en casa y querrán también ir al centro. O es posible que no quieran entrenar en casa con entrenadores que no conocen, pero que sí que lo hagan con su instructor del gimnasio.

¿Lo usuarios pagarían por este servicio?

Es la otra gran duda, cada vez estamos más acostumbrados a pagar por servicios online pero todavía nos cuesta. Hace unos años casi nadie creía que pagaríamos por ver películas en casa o escuchar música y ahora es muy habitual tener una suscripción a Netflix, HBO, Spotify o Apple Music. Durante la cuarentena el 83% de los usuarios de los gimnasios han entrenado en casa, de esos cerca de un 60% han hecho clases dirigidas online pero la mayoría de ellos sin pagar nada. El confinamiento le ha demostrado a la gente que se puede entrenar en casa y se ha creado el hábito pero al mismo tiempo, en la mayoría de casos, no se ha cobrado por ello.

¿Qué opinas?

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.