La Gimnasia Abdominal Hipopresiva y sus Beneficios

La evolución sufrida en los métodos de entrenamiento abdominal en estos años es evidente, desde los métodos tradicionales de elevaciones de pierna y flexiones dinámicas de tronco, los trabajos isométricos de estabilización a las técnicas de activación del músculo transverso abdominal en Pilates, el entrenamiento funcional realizado sobre dispositivos inestables, y actualmente, la propuesta de la Gimnasia Abdominal Hipopresiva.

Las Técnicas Hipopresivas

Fueron creadas por el Doctor en Ciencias de la Motricidad Marcel Caufriez, siendo el objetivo de estos ejercicios el reforzar y mejorar el tono muscular de la faja abdominal, el piso pélvico y al aplicarlos de forma preventiva, mejoran la salud, la estética y el rendimiento deportivo.

En este sentido y según mi experiencia en la rehabilitación de patologías de piso pélvico y como triatleta, un factor muy importante es el riesgo de disfunción perineal por el tipo de práctica deportiva, como por ejemplo, los deportes de impacto y ejercicios abdominales tradicionales que provocan un aumento importante de la presión intraabdominal, que pueden resultar perjudiciales en pacientes con alguna cirugía abdominal o de piso pélvico, obesidad, con disfunción respiratoria, estreñimiento, incontinencia, pacientes post parto, entre otros.

El problema

La carga repetida sobre la musculatura perineal, asociada a aumentos frecuentes de presión abdominal, tiende a producir alteraciones en la composición de algunos músculos, disminuyendo por ejemplo la resistencia del esfínter uretral y esfínter anal, pudiendo generar alteraciones en la continencia.

Otro aspecto que apunta hacia la potencialidad lesiva sobre el suelo pélvico en hombres y mujeres, es la relación entre incontinencia urinaria de esfuerzo y el ejercicio físico, en donde es clave el estado base de nuestros tejidos, nuestra postura y morfología corporal para el tipo de actividad deportiva practicada, la frecuencia y la intensidad de la misma.

En general, todos aquellos deportes que provoquen un aumento importante de la presión intraabdominal, suponen

un potencial factor de riesgo perineal, que estará en función del estado previo del suelo pélvico, de nuestra faja abdominal, la presencia de cicatrices, fibrosis o adherencias por cirugías o procedimientos médicos. Entre las actividades que mayores niveles de presión intrabdominal generan según estudios corresponden a los ejercicios abdominales clásicos, el atletismo, el básquetbol, el tenis, el crossfit, entre otros. En sentido opuesto, la natación y el ciclismo son los

que menor presión abdominal generan; Faja abdominal, tono muscular, hiperpresión y periné.

Por ejemplo en el caso de una musculatura abdominal competente y con una curvatura lumbar fisiológica, un aumento de la presión intraabdominal provoca vectores de fuerza en dirección a la zona más reforzada del piso pélvico, ésta es la zona posterior del periné (o suelo pélvico donde se encuentra ubicado el ano y genitales externos, músculos y ligamentos) y el sacro.

Sin embargo, si la faja abdominal está hipotónica o existe una curva lumbar acentuada, se produce un desplazamiento anterior de la línea de fuerza, con el resultado de una hipertransmisión hacia la región anterior del periné, perdiendo progresivamente la capacidad de sostén de los órganos pélvicos (vejiga, vagina, útero, recto). Este mecanismo favorece la hipotonía de la musculatura del suelo pélvico, la aparición de prolapsos pélvicos y un problema de incontinencia urinaria y fecal potencial.

El objetivo

Por lo tanto el tipo de ejercicio aplicado a los músculos debe siempre tener en consideración el objetivo que se desea lograr: aumento de la fuerza, del trofismo o del tono muscular, su histología y las funciones principales de los mismos. Además el fortalecimiento de la región lumbo-abdominal resulta de gran importancia para afrontar sin riesgos las tareas diarias y las actividades laborales en estos momentos de cuarentena, porque hemos tenido que diversificar nuestros esfuerzos a una rutina con distintos tipos de actividades, y en otros casos mantenernos más sedentarios. Con la correcta aptitud muscular que genera la Gimnasia Abdominal Hipopresiva podemos reducir las dolencias de columna y el riesgo de padecer ciertos tipos de lesión.

Mi consejo es consultar a un Kinesiólogo formado en Rehabilitación de Piso Pélvico, que valore el estado previo del paciente y que enseñe ejercicios hipopresivos con el objetivo de corregir las disfunciones de raquis, prevenir pérdidas de orina, formación de hernias y prolapsos, potenciar funciones sexuales, ayudar a la rehabilitación post parto, mejorar el equilibrio postural, aumentar el tono del suelo pélvico y de la faja abdominal, reducir y tonificar la cintura y mejorar el

rendimiento deportivo.

Es importante no olvidar que existen ciertas contraindicaciones como tener alguna patología cardíaca, ser hipertenso, no se recomienda realizar hipopresivos durante el embarazo ni cercano a las comidas. Es por eso que un profesional formado en esta área debe indicar y supervisar el tipo de paciente y su correcta ejecución.

En si los ejercicios hipopresivos pueden realizarse a diario, por un período mínimo de 20 minutos con posturas específicas de cabeza, columna, brazos, piernas y tronco, y en distintas posiciones como de pie y cuatro apoyos, entre otras.

Para cualquier consulta contactame a mi correo consuelojaeger@gmail.com o a través de Instagram.

Consuelo Jaeger Ricalde

Kinesióloga Lc.

Máster en Osteopatía EOM (5 años de formación)

Especialidad en Rehabilitación de Piso Pélvico

Diploma en Rehabilitación Oncológica

Triatlón, ciclismo, Trail Runner

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.