De tal palo…

Cuando le mencioné a mi hijo Juan Ignacio (Juanito para todos) que iríamos a la Carrera Cartoon, y que además esta sería en Viña del Mar, salto de alegría, ama correr!!!

Juanito tiene 6 años y desde hace un tiempo se ha convertido en un buenísimo partner de entrenos, especialmente en el cerro, le encanta ir a Quebrada de Macul y bañarse en la cascada, como él mismo dice «Es bakán la montaña».

La Carrera Cartoon, se caracteriza por ser una fiesta para los niños, están los personajes de su agrado, hay música alegre y muchos niños conversadores como el mío con ganas de hacer nuevos amigos, jajaja. Esta carrera esta dividida por categorías y en horarios diferentes, los chicos más grandes corren 3k, media hora después 2.5k, y los mas pequeñitos de hasta 6 años (nuestra categoría) la distancia de 1k con un circuito al lado del mar de 500 metros ida y vuelta.

Llegamos a Viña en un día ideal para correr y disfrutar, no hacia calor y la brisa marina era muy agradable, nos instalamos en la línea de partida muy adelante, de hecho estábamos de los primeros y eso fue la mejor idea, ya que al salir los niños tiran a sus padres por un lado y ellos por el otro, muchos niños caídos y otros llorando por la aglomeración, pero nosotros estábamos muy tranquilos y holgados para correr, la organización entrega un elástico para que los padres corran unidos a sus hijos, pero consideré peligroso usarlo ya que otros niños se cruzan, enredan y caen, así que nos tomamos de la mano, así evitaba que cayera o tropezara y además iríamos juntos todo el tiempo. Fue bien interesante, porque yo no quería cansar a Juanito y le expliqué varias veces que no corriera sino que trotara, así podría correr el kilómetro entero sin tener que detenerse, pero él no quería ir despacio y me decía «ya po, llévame mas rápido mamá», jajajaja, así que ante su insistencia, fuimos ganando posiciones y a pesar de su cansancio él quería llegar adelante, quería seguir avanzando y eso fue un ejemplo a seguir para mí, tan pequeñito y tan constante.

Como niños, entienden de una competencia que ganas o pierdes, para ellos no hay «lo importante es participar», ya llevábamos 500 metros y se inicia el retorno, ahí ya íbamos corriendo bien rápido, Juanito me decía que ya quería llegar, ellos lo quieren todo rápido y ahora, en la línea de partida preguntaba a cada rato «¿cuándo corremos? ¿cuándo corremos?» y cuando estábamos corriendo, «¿cuánto nos falta? ya quiero llegar», jajajaja. En ese momento pudimos soltarnos de las manos y correr unidos solo al elástico, no había niños ni padres amontonados, seguimos ganando posiciones y riéndonos porque su short le quedaba grande y se iba cayendo, fue todo bien rápido, nos acercábamos a la meta dentro de los 10 primeros y le dije que ya terminábamos, que lo había logrado y que levantara sus manos en señal de victoria, lo hace, me abraza y luego dice: «No llegamos primeros», jajajaja.

Todo cambia cuando le entregan su medalla, su carita ríe y bebe la merecida y esperada compota de frutas que tanto le gusta.

Fue una linda jornada, disfrutamos de un lindo recorrido, compartimos y reímos una actividad al aire libre, cosa bien difícil por estos tiempos con los niños de ahora y para mí Juanito es el fiel reflejo de la expresión «Fun Running» absolutamente, no interesa la distancia, el tiempo, las zapas o la indumentaria, solo corren y ríen!!! ¡¿Qué mejor que eso?! 

Leslie «Chiky» Barrenal

Arriba

Solo Running

Portal de running hecho por corredores para corredores | Porque correr nos gusta, porque nos demuestra que nada es imposible, porque nos define! | El correr es la excusa para conversar.

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.