De menos a más es la consigna!

El año pasado solo corrí los 14k de Putaendo, 01:15 y ya estaba en la meta, me tocaba esperar a los que se fueron por la distancia larga, los 33k. Llegaban y destruidos, deshidratados contando lo duro del recorrido, me propuse este año hacer esa ruta y todo indicaba sería épico, pues se pronosticaba lluvia y mucho barro, tal vez en las zonas altas algo de nieve.

Salimos de Santiago a las 7 am, pues teníamos 90 minutos cómodamente para llegar a Putaendo, retirar el kit, hacer vida social y prepararse para la carrera.

Foto cortesía Putaendo Aventuras

Mi tenida estaba decidida de antemano, independiente de las condiciones del tiempo, sería short, pantorrilleras, polera, guantes de primera capa y cortaviento, los 2 últimos ya me los había sacado a los 3k?, en mis pies las Reebok All Terrain (pronto se publica la crónica de estas). Antes de la largada cargo mi bolsa de hidratación con agua de la llave, pretendo ponerle 2 geles de Ki-Way, para que se diluyan en esta, error, esta todo muy frío y los geles muy densos, el que ya había abierto lo consumo en el momento, es particularmente suave por ende, no me quedo con la sensación de panza pesada, nos vamos a la línea de largada.

Amigos me habían señalado lo complejo de la ruta en la segunda parte, me recomendaban que conservará energía de la primera para la parte dura, la segunda mitad.

Todo comienza por un acelerado comienzo por las calles de la ciudad, oportunidad que tienes de saludar a los amigos y ver a otros que no te topaste en la previa, lo mejor es que la primera parte es la misma que los 14k, compartimos ruta y sé que se viene en los primeros kilómetros, tengo ganas de apurar, pero vamos viendo como esta el barro en los primeros tramos y guardándose para la segunda parte, ese será mi mantra durante los próximos kilómetros.

No dejo de pensar que al pasar gente aproximadamente a los 9k creo partieron muy rápido, no se ven en la condición física típica de alguien que debería estar en esa posición en ese tiempo, o yo partí muy lento o ellos partieron muy rápido, me queda la duda, sigo.

Llevo bastones que solo usaré en la segunda parte, por ende, las subidas antes de los 20k serán a pura pierna, y resulta, todo tranquilo, cruzo más palabras con otros amigos, consumo algo de frutos secos, tomo agua, no tengo sed, el clima está exquisito pero frío no tengo, pero sé que debo tomar.

En el segundo puesto de hidratación decido tomar el otro gel de Ki-Way, degusto más el sabor, me recuerda a productos naturales de miel de tiempos antiguos, su sabor es miel pero con toques de Maqui, la panza lo vuelve a recepcionar bastante bien, como además unos trozos de fruta y vamos por la parte dura, saco bastones y vamos por eso.

Se viene la parte más barrosa que la primera, las personas que están delante o detrás mio son las mismas que hemos estado viéndonos las caras los últimos 5 kilómetros y seguro serán las que vea los próximos 11k que quedan de carrera.

Las zapatillas se comportan de maravilla, me siento bien y hasta pienso que el circuito es bastante corrible para gente que pueda hacerlo claro, no creo ser uno de ellos, pero no lo paso realmente mal en ruta, no tengo idea del tiempo que llevo, pues no corro con reloj ni miro mi celular, solo disfruto los paisajes y el olor a tierra mojada, un placer.

Foto cortesía Pamela Codoceo

Los últimos 3k aproximadamente son en bajada, dura bajada, pero que te permite pasar a quienes bajan con miedo o a quienes los bastones más que les incomoda que les ayuda a esa bajada, los míos hace ratos están en mi espalda pues en la bajada no los necesito.

Reconozco la zona donde pasé el año pasado, sé que queda muy poco, apuro el paso y bajo rápidamente, viene un plano con esculturas y luego otra bajada, meto los pies en el canal y sigo, sé que queda poco, que buscaré hidratación, abrazaré a los amigos y esperaré a los que vienen.

Cruzo la meta contento, no tengo cómo saber cuanto me demoré, pero me informan al momento alguien, 04:20hrs, me pone muy contento, esperaba optimistamente un 04:30, fue menos mejor, las condiciones post lluvia no eran lo mejor en gran parte de la ruta, creo es un lindo circuito para tener de referencia el próximo año.

En resumen, una gran carrera de Latitud Sur Expedition y creo tomé las mejores decisiones, buena zapa, buen gel, sin reloj y disfrutar, qué mejor.

Ahora a prepararse para la corrida nocturna en Aguas de Ramón de LSE, allá nos vemos! 

Arriba

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.