Cuenca del Maipo: Riqueza en jaque por Proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo

Diversas organizaciones sociales, deportivas y la marca Patagonia dan cuenta de la gran biodiversidad y recursos de la zona que podrían estar en peligro con la operación de la iniciativa privada.

Tal vez mucha gente no lo sabe, pero la zona de la cuenca del Maipo alberga uno de los últimos rincones salvajes y ricos natural y culturalmente en la Región Metropolitana; tanto es así, que forma parte de uno de los 35 lugares de biodiversidad endémica más importantes del mundo. Sin embargo, esta frágil zona que ya está afectada por la sequía y el cambio climático, también es amenazada por el mega proyecto hidroeléctrico Alto Maipo. Es por esta razón que una serie de organizaciones sociales y la marca de ropa outdoor Patagonia buscan proteger el sector.

El agua

Es fundamental para la mantención de los ecosistemas y la biodiversidad, y el río Maipo no es la excepción. Su extensión es de 250 kilómetros y tiene distintos afluentes como los ríos Volcán, Yeso, Colorado y Mapocho, entre otros. Atiende a alrededor del 70% de la demanda actual de agua potable (más de 7 millones de personas) y cerca de un 80% de las demandas de regadío de la región, por lo tanto, su cuidado es vital. Al mismo tiempo, la cuenca tiene una riqueza de 13 mil hectáreas de humedales, lagunas como Negra, Caren, entre otras y alberga 192 embalses.

Por su parte, los senderos guardan una historia desconocida por muchas personas: “En esta zona hay muros incas y vestigios que señalan senderos que fueron ocupados por poblaciones indígenas y que hoy continúan transitando los arrieros, aunque muchos se han ido perdiendo o ha sido cortado el paso. El crear un gran parque en la cuenca de los ríos Colorado y Olivares permitiría, entre muchas otras cosas, preservar esa cultura de trashumancia y potenciar la conectividad de antiguas rutas”, dice Pilar Valenzuela, Coordinadora de la campaña Queremos Parque que busca la creación de un área protegida en la zona.

La Región Metropolitana tiene sólo dos áreas protegidas del Estado: el Parque Nacional Río Clarillo con 13 mil hectáreas y el Monumento Natural El Morado con poco más de 3 mil hectáreas. Sin embargo, pese a su gran relevancia, la cuenca del Maipo sólo cuenta con 5,76% de su superficie protegida. Allí radica la importancia de no solo demoler el proyecto hidroeléctrico Alto Maipo, sino que también de apoyar iniciativas de protección y restauración.

Riquezas versus amenazas en la cuenca

El proyecto Hidroeléctrico Alto Maipo, liderado por AES Andes (ex AES Gener) y la empresa austriaca Strabag, se ha ganado el rechazo social de la comunidad del Maipo y de diversas organizaciones sociales, como la Coordinadora No Alto Maipo, entre otras. Esta oposición se ha traducido en al menos 18 instancias administrativas y judiciales en 13 años que dan cuenta de las irregularidades existentes en la iniciativa. 

Para operar

El proyecto busca captar el agua en 8 diferentes puntos de las cabeceras de la cuenca hidrológica del río Maipo, en las subcuencas de los ríos Volcán, Yeso y Colorado, para desviarlas por túneles subterráneos de 70 km de longitud por debajo de dos Áreas Protegidas: el Monumento Nacional El Morado y el Santuario de la Naturaleza San Francisco de Lagunillas y Quillayal. Posteriormente, el agua retornaría al río Maipo en el túnel de descarga de la Central Las Lajas, entre los esteros El Manzano y El Canelo, antes de la bocatoma Las Vertientes, que es la que alimenta las plantas productoras de agua potable Vizcachas- Vizcachitas y La Florida. 

La vida de la zona está en jaque por diversos factores como lo es el cambio climático, la sequía en el país y actividades económicas en la zona, entre ellas, el proyecto hidroeléctrico que fue aprobado con grandes deficiencias. Al respecto, Juan Pablo Orrego, Presidente de la ONG Ecosistemas, dice que la iniciativa privada “es el mejor ejemplo de la disfuncionalidad de la sociedad chilena, cuya admisibilidad y construcción muestran cuán imperfecta es la legislación y la institucionalidad ambiental. La cuenca del río Maipo es estratégica y se está desertificando a causa del cambio climático”. 

¿La solución?

Es muy compleja, pero se puede dar el primer paso con las intervenciones humanas directas y, en este caso, detener Alto Maipo. La esperanza sobre esto se mantiene y está moción cuenta con un apoyo transversal de organizaciones sociales, deportistas, la comunidad local y también la marca Patagonia, ya que restaurar y proteger la cuenca del Maipo es urgente y se debe tomar acción ahora si se quiere perder uno de los últimos lugares salvajes de la Región Metropolitana.
Imagenes

Portada: Leonardo Latorre

Interior 1: Paulo Urrutia

Resto: Patagonia

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.