Corriendo por los que no pueden

Santiago-Chile, domingo 4am, sueña la alarma, y yo le pido un tiempo más de sueño, pero sé que debo levantarme. No tengo que ir a trabajar, tampoco es porque me gusta madrugar sino que es hora de ponerme de pie y alistarme para una novedosa actividad “runística” que tendrá cita en el Parque O’Higgins. Hablo de la Wings For Life World Run 2014, carrera benéfica que se realizó en 34 países y en la cual los atletas corrieron en simultaneo por aquellos que no pueden hacerlo. Esta es una organización sin fines de lucro que busca la cura a las lesiones a la médula espinal. Prokart fue la productora elegida para dar forma a este gran evento. Correr siempre es bueno, y hacerlo por una buena causa siempre es más gratificante.

5 am, llegada al parque. El frío matutino no impidió que un poco más de mil personas y de diferentes países dijeran presente en esta nueva modalidad de corridas. Las reglas estaban claras: 6am, partida, 6:30am arrancaba el auto-meta a 15kph y aumentaba un poco más a cada 30m. El recorrido, hacia la comuna de Melipilla, pero indefinido, la carrera terminaba cuando el último corredor(a) era alcanzado por el auto-meta. El premio: Para el último hombre y última mujer a ser alcanzados, elegir en que ciudad del mundo correr esa misma carrera el año próximo.

6am, partimos, yo, la única seguridad es que no sabía con seguridad hasta dónde llegaría hasta que me alcanzara el famoso auto-meta. En corridas tradicionales sabemos donde tenemos que llegar pero aquí era una suerte de “corre que te pillo”, para mí era como correr de la ex. El recorrido, siempre por la carretera que estaba bien demarcada y custodiada por carabineros. Sigo avanzando. La hidratación a cada 5k (o un poco más), con agua y Red Bull, y después de los 20k, frutas. Yo, ya algo cansado me decido por un vaso de Red bull, acordándome de la metáfora de que “Red Bull te da aaaalassss!” y sigo corriendo hasta que los motoqueros del staff pasaban diciendo: “Auto-meta a 800mts!!!” Parte de mí quería parar y esperar, ya cansado, pero la otra parte, la de runner porfiado, me decía que debía seguir! Para todos nos llegó la meta, y para mí llegó en el km 30, donde los buses recoletores nos “rescataban”. Al subir al bus la primera mirada de los demás que ya ahí estaban eran de: “Te pillaron”, y uno con una sumisa venia nada más tenía que hacer que sentarse. Hasta el km 32 llegó Gabriela Cerda, vencedora mujer, y al km 57 Pablo González, vencedor hombre, quienes fueron los héroes de de esta “cruzada del running”.

Puntos a mejorar: Recorrido. Quizás uno más placentero. Los carteles de km estaban muy desordenados. Al principio creí que aún estaba sobre el efecto de “las” cervezas de la noche anterior por que vi 2 veces el que indicaba 19k y el de 20k. Pero más adelante vi uno que indicaba los 30k y a unos 500mts mas adelante otro que decía 28km (¿¿¿???). Pero estos detalles no empañaron lo que fue una carrera muy interesante y que esperaré con ansias la versión del próximo año. 

Jimmy Do Nascimento

arrow03 Galería de fotos Wings For Life.


Arriba

Solo Running

Portal de running hecho por corredores para corredores | Porque correr nos gusta, porque nos demuestra que nada es imposible, porque nos define! | El correr es la excusa para conversar.

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.