Ultra Fiord: Y Byron nos permitío el paso.

La patagonia es un lugar de te exprime a tope, no puedo estar más de acuerdo cuando Mikel, un corredor Vasco que asistió a la tercera versión de Ultrafiord, la define como; “…lo que realmente la marca es la climatología, las condiciones en la Patagonia ya son duras de normal, pero si la climatología es mala la carrera ya se convierte en una lucha en la que el único objetivo será intentar llegar la meta“, este año fue especial en este punto con gran parte de la carrera despejado, permitió disfrutar cada lugar, los corredores no tenían mas que detenerse y grabar o fotografiar, con el transcurso de la carrera me vi maldiciendo que mi batería de mi cámara se agotaba -por las horas transcurridas- y aparecía otro sitio digno de fotografiar, luego ya recordé que el mejor recuerdo es una imagen mental de ese paso, de esas rutas.

IMG_5762Aproveche de conversar bastante con la armada Catalana y Vasca que llegaron a competir al evento, fueron actores principales en practicamente todas las distancias. Su mirada de estas carreras es muy interesante, los principales referentes españoles del trailrunning son a su base montañistas, y tal vez, es ahí donde esta la diferencia, en otro momento profundizaremos sobre ello.

Las zonas altas como señalé se disfrutaban y daban los mejores paisajes, las zonas bajas donde no llega mucho el sol mantienen barros eternos y literalmente fue un “Déja Vu” casi que recordaba donde debía pisar y mejor aún, donde NO debía pisar. Sin embargo, igual en varias ocasiones me vi con mi pie metido hasta la rodilla en barro, lo odie, mas cuando el Sol comenzó a dejarme solo en medio del bosque.

3 años demoré en pasar por el famoso glaciar del paso Byron a 1236 msnm, el primer año fui cortado en los 90 kilometros, el año pasado por clima solo lo miré a la distancia desde el Cordón Chacabuco y este año, si fue el año, al principio no entendí eso de la exigencia de crampones, ya en IMG_5729el glaciar mismo los sentí demasiado útiles -ojo, no sirve cualquiera-, previo a eso debí esperar para hacer una bajada con algo de técnica de Rápel de unos 40 metros aproximadamente. En los primeros 30 kilometros me demoré 4 horas, pero en los siguientes 40, logré terminarlos en 10 horas!

El bosque de noche, se convierte en un bosque encantado, donde las imágenes y figuras comienzan a aparecer en tu cabeza -o fuera de ella- Esta vez, creí reconocer lugares exactos de momentos del año pasado, por supuesto vi animales, Gatos Angoras por ejemplo, y luces que me seguían en medio de la noche -la Luna estaba mas bella que nunca!-

En resumen, vuelvo a insistir la Patagonia no es para todos y menos Ultrafiord, y no debe ser tu primera carrera de trailrunning, para pensar en inscribirte en ella debe siempre ganar tu sensatez, y priorizar el autocuidado, solo así disfrutarás la Patagonia Salvaje.

Una publicación compartida de solorunning (@solorunning) el

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.