Travesía al Cabo Froward

jc1Siempre es difícil comenzar el día a las 02:30 am, estoy mas acostumbrado a acostarme a esa hora que ir a la largada de una carrera, esta es a las 05:00 am, desde el Hito Geográfico de Chile y nos esperan aproximadamente 60k para llegar a la Cruz del Cabo Froward. Tenemos unos 40 minutos de traslado desde el centro de Punta Arenas, al sitio de largada, aprovecho de dormitar en la Van.

Los primeros kilómetros me llaman la atención son 18k por una huella vehicular en la cual aprovecho que me alumbre casi en exclusividad la enorme luna que esta sobre nosotros y el suave viento magallánico que nos acaricia en este tramo, claro, llevo 5oo metros de recorrido y ya estaba tomando el camino equivocado, se ve que todavía estoy algo dormido. Me prometí no mirar el reloj, pero se que voy “rápido” en este plano, en principio era para calentar el cuerpo y despertarlo y luego para mantener cierta distancia de los corredores que vienen detrás.

3 desembocaduras de Río cruce, la mas profunda me llegó al pecho, ese fue el del medio no quise pensar donde me llegaría el tercero. El nivel del agua esta supeditado a la hora que pase por cada uno de ellos y el comportamiento de la marea en esa precisa hora.

Me cuido de sobremanera mi mano que acarrea una fractura previa antes de viajar a la Patagonia, no tengo margen para caerme, si sucede, lo mas probable es que me quede sin carrera.Esto ya me comienza a pasar a pasos del Faro San Isidro -que lo miro de reojo con muchas ganas de subir a disfrutarlo, pero debo seguir-, equivoco la ruta y sigo directo por el borde costero y no por un sendero que claramente era mas amigable, primera caída y quedo sentado en las piedras, pienso que este día será largo y dudo si volver al último abastecimiento que se hacia un kilómetro atrás.

jc2El último tercio de carrera es muy técnico, no da para correr, debes estar muy seguro de donde pisas para no irte a suelo, -aún así, encuentro que el casco podría ser un objeto sugerido y no obligatorio- Tus zapatillas están siempre mojadas, dejamos atrás un par de kilometros de Tundra y ahora solo es borde costero, poca playa, mucho roquerio -piedras movedizas y algas desestabilizan cualquier zapatilla-, se que en Brasil hacen carreras exclusivamente por este tipo de superficies, por otro lado en Argentina hay un par que incorpora bordes de lagos que tienen una geografía similar, pienso que esta carrera es la única en Chile que ofrece sus buenos kilometros de este poco amigable borde costero.

Los 3 corredores que lideran la prueba, entre los que curiosamente me incluyo, vamos viéndonos en todo momento, a veces nos desorientamos al encontrar la cinta, una caída o un cruce suave de Río y nos mantiene a vista siempre, lo que nos obliga a siempre mantener un ritmo constante, mas aún, comento con Ricardo, que me parece curioso no ver a un cuarto corredor detrás nuestro.

Somos agradecidos, no esta presente el viento magallánico, solo nos recuerda su presencia en las curvas abiertas y mas una superficie poco corrible, no hace maldecir pues seguimos mojados de alguno de los cruces de Río.

Veo a la distancia lo que sería la Cruz del Cabo Froward, se ve imponente, alta y no mide un kilómetro como Ricardo me había comentado que teníamos de subida metros atrás, llego a lo que será la meta, pero claro, primero debo llegar a la Cruz y bajar, 3,5k de subida y luego mismo camino para retornar. La subida es un breve recuento de los senderos patagones, barro, huella desdibujada y subidas con escaleras de barcos…Me sentí en Lost, los últimos metros a la Cruz son prácticamente verticales y las escaleras cumplen perfectamente su función, se que luego debo bajar por el camino descrito y deberé hacerlo a ritmo suave para no caerme, en medio de la ruta de subida me encuentro con Paulo que ya baja para su triunfo, en la cima me encuentro con Ricardo en estado de contemplación. comenzamos la bajada juntos y yo aprovecho de grabar algunas imágenes.

jc3La vista que puedes contemplar desde la cima del Cabo Froward es acogedora, un viento constante impide quedarse mas tiempo arriba, recuerdo cada una de las estaciones del Via Crucis al subir, es raro que en semana santa este haciendo este ascenso, pienso que debería encontrar peregrinos en esta ruta, no vi ninguno. Ya al cruzar la meta, me invitan a refrescarme en el Estrecho de Magallanes, acepto la invitación, entro y disfruto. La travesía al Cabo Froward es eso, una travesía, debes vivirla, recorrerla, tendrás el tiempo suficiente para hacerlo, sino, te suben a un Zodiac y será para la siguiente versión, es un must que te acompañe el clima, sino, se vuelve durísima!

¿Quien puede hacerla? Prácticamente cualquiera que tenga un par de carreras de media distancia en Trail Running, ¿Eres lento? No importa, los primeros kilómetros tienes una cuenta de ahorro, son planos y muy corribles, ese tiempo extra podrás ocuparlo en el terreno técnico de la última parte.

La próxima versión ya tiene fecha y esta pensada para el 30 de marzo del 2018, puedes visitar la web de Olimpo. Nuevamente para Semana Santa, tal vez la primera carrera/travesía peregrinación de este lado del mundo.

Vídeo resumen en nuestro Instagram.

Imágenes: Rodolfo Soto.

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *