Tipos de Pisada: Reconoce la Tuya

Una de las primeras preguntas que aparecen en los corredores nuevos, tal vez, luego de sentir molestias en sus primeras semanas de correr es que al parecer, no están utilizando las zapatillas adecuadas. No solo necesitamos el ánimo o el objetivo del nuevo año para comenzar a correr, debemos prever algo muy sencillo, pero no obvio. Saber que pisada tenemos. La biomecánica del correr, es la clave para durar muchos años de práctica, lo primero en saber es qué tipo de pisada tienes; Supinador, Normal, Pronador. Ok, ningún corredor es igual a otro y más aún, es probable que tus pies no sean simétricos, pero hoy la oferta de zapatillas es bastante amplia y existen soluciones alternativas que ya comentaremos.

La mejor herramienta para tener certeza de tu pisada es un estudio de pisada que lo hacen en clínicas especializadas, o bien, podría ser en determinadas tiendas deportivas que realizan este estudio de manera gratuita, el «pero», es que junto con el informe te entregan la oferta de zapatillas de la marca que te acomodan a tu pisada, pero lo importante es el informe y con ello, puedes tomar la mejor decisión de que calzarte para sumar kilómetros, de una marca u otra. Los tres tipos de pisada son más bien didácticos, como ya señalamos cada corredor tiene un tipo de pie en particular y eventualmente puede tener una pronación leve y por tanto será catalogado como pisada normal.

Aún así, es bueno contarles de cada pisada.

Pisada Neutra

Es el caso ideal, pues la mayor oferta de zapatillas se encuentra en este segmento, ser neutro supone que el impacto se distribuye de manera equilibrada en toda la planta del pie. Se llama neutra porque responde al movimiento natural que empieza con el apoyo de la parte externa del tobillo y luego lleva el peso hacia adentro, con un posterior empuje desde el metatarsiano. Es la más común y alrededor del 40 por ciento de los corredores entra en esta categoría.

Pisada pronadora

Significa que al correr apoyamos primero la zona interna del pie porque los tobillos giran levemente hacia adentro. Se dice que un corredor tiene un pie pronador cuando sobreactúa esta conducta e imprime demasiada fuerza hacia el interior al pisar. En este caso, el tobillo gira de forma pronunciada y esto puede provocar lesiones o dolores si no se usa el calzado adecuado. Esto se debe a que el giro excesivo colapsa la bóveda plantar y promueve que la rodilla se salga de su alineación normal con respecto a la pierna.

Es fácil de identificar por el desgaste de la suela de las zapatillas en la cara interna, aunque esto se da sobretodo si el corredor tiene algo de sobrepeso y si el calzado no es de buena calidad.

Pisada supinadora

Un pie supinador es aquel que gira hacia el exterior. El borde interno del pie tiene una tendencia a elevarse, mientras que el extremo se ve aplastado por el peso del cuerpo. Al pisar, la fuerza se ejerce en la parte externa del talón pero, en lugar de seguir hacia el interior, se prolonga por el borde externo del pie para regresar al medio nuevamente. Cuando esto sucede, los tobillos no tienen la fuerza necesaria para ejecutar el movimiento de pronación, provocando que el pie continúe supinando en los siguientes pasos. Esta pisada es poco frecuente -menos del 10 %-.

Eventualmente sería fácil distinguir que tipo de corredor somos en cuanto a pisada, por ejemplo puedes ver tu zapato de uso diario y ver en que zona existe el mayor desgaste, sin embargo, esto no es suficiente, por ello, es mejor hacerse una evaluación con un kinesiólogo. Ojo, no es lo mismo un estudio de pisada en una tienda deportiva y una evaluación en una clínica especializada, en esta última podrían entregarte características para la creación de unas plantillas, son un excelente complemento para expandir la oferta de zapatillas a utilizar, pues corrige las desviaciones propias de tu pisada y previene la aparición de lesiones.

Recomendaciones

Zapatilla supinador, La zapatilla debe contar con amortiguación centrada en la entre suela para absorber de mejor manera el impacto. El calzado debe amortiguar a lo largo del exterior para compensar la rotación hacia ese lado y tener especial amortiguación en el talón.

Zapatilla pronador, La zapatilla debe contar con apoyo especial en la parte media y en el área del talón. Se recomienda un calzado con entre suelas firmes para aportar apoyo a la zona del arco. Esto es fundamental para quienes tienen pie plano. En el caso de los sobre pronadores severos, lo ideal es que las zapatillas también tengan control de movimiento y amortiguación adicional.

Zapatillas neutras, tenemos un universo amplio de zapatillas a elección.

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.