Squeezy y Vitargo en acción!

Es sorprendente la cantidad de veces que he escuchado a corredores decir que odian los geles, que les caen mal, que como son muy espesos les cuesta tragarlos y que deben hacerlo con algo de líquido e incluso algunos pocos que no los consumen porque les producen ganas de vomitar. Considerando todo lo anterior para muchos runners los geles son un “mal necesario”, algunos han encontrado la forma de poder consumirlos, otros han descubierto una marca con la que no tienen problemas. Como sea está claro que en carreras de más de una hora hay que consumir algún producto que reponga la energía consumida.

Semanas atrás tuvimos la oportunidad de estar en la hermosa Isla de Pascua participando en el Trofeo Rapa Nui de Olimpo Producciones. Este trofeo consistía en tres días de competencia, el primer día sería el turno de un triatlón en distancia medio ironman, el segundo un MTB que en sus 70 kms recorría gran parte de la isla, para finalizar con un maratón el tercer y último día. La apuesta era grande, el gasto energético también. Para poder llevar a cabo este desafío era necesario contar con un sistema de alimentación que ayudara durante los días de competencia y que además acelerara los procesos de recuperación considerando que el margen para el descanso era poco. La ocasión era ideal para probar distintos productos de alimentación en condiciones un tanto atípicas y extremas. El plan de alimentación para esos días consistió en cuatro productos, Squeezy Energy Gel, Squeezy Energy Fruit Gum, Squeezy Recovery Bar y Vitargo.

Squeezy Energy Gel

En mi caso en particular no sufro de los problemas antes mencionados con los geles, aunque sí es cierto que tengo preferencias por algunas marcas por sobre otras. El año pasado en el Endurance Challenge tuve la oportunidad de probar el gel Squeezy sabor cola con muy buenos resultados. Su consistencia era bastante más líquida que otros geles y no era muy dulce, ideal para carreras largas cuando ya estás aburrido del dulce de geles, barras e isotónicos.

Squeezy es una marca pionera en los hidratos de carbono en formato gel en el mundo (1987), son bastantes años ya dedicados al negocio y se nota. Los geles contienen una mezcla de hidratos de carbono de alto valor nutricional y minerales esenciales (sodio y potasio) en sus 33 g por sachet. Al tener solo estos componentes, el gel es mucho más líquido y así tiene osmolalidad (concentración de partículas) muy baja, esto significa que el gel se absorbe muy rápidamente. Un punto no menor aparece en escena: mientras más concentrado o viscoso es el gel, más difícil es la absorción, ojo con esto.

Los geles Squeezy son recomendados para ser utilizados durante entrenamientos o competencias siempre y cuando el esfuerzo dure más de 60 minutos. Después de este tiempo el cuerpo pide energía, entonces hay que tomar un sachet de gel con 100 – 150 ml de agua (para facilitar digestión) cada 25 minutos, aunque tuve la oportunidad de consumirlos con y sin líquido y no noté gran diferencia.

Otro de los puntos altos de los geles Squeezy es la variedad de sabores que tienen: limón, frambuesa, plátano, naranja-durazno, tomate (hecho con polvo de tomate orgánico), cerveza (0% alcohol). Todos estos últimos sin cafeína, los sabores que la incluyen son limón + cafeína, cola + cafeína. Además los geles Squeezy son 100% veganos (no contienen ingredientes de origen animal), libres de gluten, lactosa, colorantes y endulzantes artificiales. El gel de sabor tomate es además libre de fructosa.

Squeezy Energy Fruit Gum

Un par de años atrás tuve la oportunidad de probar estas gomitas Squeezy y me gustaron mucho, principalmente porque son una muy buena alternativa a los geles considerando todos los problemas antes mencionados.

Las Squeezy Energy Fruit Gum contienen maltodextrina, este es un polímero de glucosa de alto valor nutricional cuya característica principal es que es de muy rápida absorción. Un sachet de 50 g entrega 36 g de hidratos de carbono lo que equivale a 2 geles. Además tienen sodio y potasio, minerales necesarios para la práctica deportiva. Son libres de gluten, lactosa y de endulzantes y colorantes artificiales.

Dentro de sus ventajas está que son muy fáciles de dosificar y manipular, pueden ser consumidas una detrás de la otra durante la competencia, los hidratos de carbonos de las gomitas comienzan con el proceso de digestión cuando uno comienza a masticar, su sabor es muy agradable, no es para nada excesivamente dulce.

Squeezy Recovery Bar

La Squeezy Recovery Bar es una barra regeneradora científicamente formulada para ser consumida después de la actividad física. Cada barra de 50 g aporta 22 g de hidratos de carbono y 15 g de proteína de tres fuentes: leche, soya y suero de leche aislado, además de vitaminas y minerales que buscan compensar la pérdida de estos elementos producto del entrenamiento o competencia.

El ideal es consumir una barra durante la hora después del esfuerzo físico, ya que ayuda a regenerar los músculos y el hígado con glucógeno, además los hidratos de carbono ayudan en la síntesis de proteínas. Las proteínas ayudan en el fortalecimiento de los músculos y en la reparación de los tejidos dañados. Las barras Squeezy están libres de endulzantes artificiales y colorantes.

Vitargo

Vitargo es un carbohidrato especialmente formulado y patentado para atletas de élite, que aporta una carga efectiva de energía muscular (glucógeno) de fácil biodisponibilidad. Vitargo ha sido probado clínicamente en el Instituto Karolinska de Estocolmo, y comparado con otros suplementos y bebidas deportivas de carbohidratos. Los resultados demostraron que Vitargo rellenaba más rápido los depósitos de glucógeno y su permanencia en el estómago era también más corta. Comparada con otras combinaciones de polímeros de glucosa, los resultados con Vitargo demostraron lo siguiente: Recarga de niveles de glucógeno es un 70% más rápido. Paso por el estómago es un 80 % más rápido. Resumiendo esto significa: Vitargo permanece poco tiempo en el estómago y, por lo mismo, no produce malestar durante la actividad física. No absorbe agua (fluidos) de las reservas corporales, más bien aumenta el aporte de fluidos al flujo sanguíneo haciendo las veces de bomba durante el ejercicio. El almacenamiento de carbohidratos con Vitargo nos asegura buenos niveles de glucógeno sin alterar nuestra dieta habitual ni afectar a nuestro rendimiento. También contribuye a rellenar más eficazmente los niveles de glucógeno inmediatamente después del entrenamiento o la competición. Con ello, retenemos un balance energético positivo que aleja los síntomas de sobre-entrenamiento y nos protege de eventuales infecciones.

En acción

Tres días previos a las competencias consumí Vitargo mezclados con proteínas como preparación para lo que venía. Vitargo viene en versión polvo el cual debe ser preparado en 750cc de agua, idealmente debe ser preparado con licuadora, aunque cuando esto no era posible la recomendación es ir agregando poco a poco agua, batir y seguir agregando agua hasta completar la dosis de agua indicada, buscando que no queden grumos al fondo del envase.

El primer día de carrera, es decir en el triatlón, consumí un gel Squeezy previo a la natación. Tanto en la parte de la bicicleta como en el trote continué consumiendo geles, aproveché que el trisuit tenía dos bolsillos, uno a cada lado, en donde los guardé, de tal manera que los tenía siempre a mano. Como ya lo había dicho estos geles son realmente espectaculares, personas con estómagos sensibles los amarán. Son suaves, de consistencia muy líquida y de sabores muy agradables. Además es realmente fácil y rápido de consumir, ideal dentro de una competencia. En la parte de la bicicleta consumí además Vitargo que llevaba en la caramayola, esto al menos hasta que se acabaron los 750cc y tuve que rellenar con isotónico que daba la organización.

Una vez terminada la carrera consumí una barra Squeezy, la cual es muy rica. El mejor halago que le puede hacer es que la comería solo por gusto, su sabor es de vainilla con glaseado de chocolate. Durante el resto del día volví a preparar Vitargo para recargar más carbos para el día siguiente.

El segundo día tocaba el MTB. En esta oportunidad preferí no llevar geles y aprovechando los bolsillos de la tricota de ciclismo los llené de gomitas. La idea era ir consumiendo una detrás de otra y así lo hice. En ningún momento sentí que necesitara energía, sino todo lo contrario. En la caramayola como siempre llevaba Vitargo el cual duró muy poco, la humedad de la isla hizo que consumiera mucho líquido así que apenas pude rellené con isotónico. Al finalizar el MTB nuevamente una barra de recuperación y a tratar de descansar para el tercer y último día.

El tercer día fue el turno de los 42K del Maratón Rapa Nui. Nuevamente confié en las gomitas, igual llevé un par de geles por si fuesen necesarios pero finalmente no los consumí. Metí las gomitas sueltas en mi cinturón Lurbel e iba sacando a medida que las iba necesitando, es decir, una tras otra. En algunas oportunidades las iba chupando lentamente, en otras las masticaba. Independiente de la función energética que producen las gomitas en nuestro organismo hay una función que no está publicitada y que me parece digna de mencionar: cuando llevas una gomita en la boca estás obligado a mantener un poco más la boca cerrada de lo que normalmente la llevarías. Esto significa que regularizas la respiración y te agitas menos. Al menos así funciona para mí.

Considerando que era el tercer día de competencia y que ya estaba un tanto cansado, preferí correr con una botella de mano que iba llena con Vitargo. El llevar la botella fue un acierto porque el cuerpo me pidió mucho líquido. Una vez que se acabó el Vitargo rellené en algunas oportunidades con isotónico y en otras con agua. Como sea rellené seis veces la botella de 600cc… Bastante.

Luego del maratón terminé muy cansado y me demoré mucho en volver a la “normalidad”. Sentía que si trababa de comer algo lo más seguro es que lo hubiese vomitado, así que preferí no tratar de comer la barra y dejar que el cuerpo volviese a la normalidad.

Conclusión

La ocasión era la ideal, había que ver cómo funcionaban estos productos en condiciones realmente duras para nuestro cuerpo, y la conclusión no puede ser más positiva. El mix de productos realmente ayudó tanto durante los desafíos como en la parte recuperación. De hecho los días posteriores al maratón (lunes y martes) como era evidente había que salir a recorrer la isla, y las piernas respondieron bastante bien. Uno a estas alturas sabe que los días después de un esfuerzo las piernas van a doler, pues bien, ahora dolieron muchísimo menos. 

 Estos productos pueden ser adquiridos en eNutrition.

 Facebook de eNutrition.

 Facebook de Squeezy Sports Nutrition Chile.

 Facebook de Vitargo Chile.

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *