Lesiones en el Running: ”Síndrome de estrés tibial medial”

El síndrome de estrés tibial medial, shin splints o periostitis tibial es una de las lesiones deportivas más comunes. Aunque, el 20% de los atletas que saltan y corren sufren en algún momento de su carrera deportiva de este síndrome, aún parecen quedar muchas dudas al respecto y es importante intentar resolverlas.

¿Qué es el Síndrome de Estrés Tibial Medial?

Clínicamente hablando, es una lesión que se define por la presencia de dolor a lo largo del borde posteromedial de la tibia producto de la actividad deportiva. Además, se caracteriza porque este dolor se extiende por al menos cinco centímetros a lo largo de la zona al momento de la palpación.

Este dolor se debe a una inflamación de la membrana que recubre el hueso (periostio), esto producto de la sobre carga y el estrés de la musculatura y tendones propios de la pantorrilla. El sobre entrenamiento, calzado inadecuado, alteraciones de la pisada e inestabilidad de tobillo son algunas de las causas que pueden llevar a desarrollar un síndrome como este.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnostico del ”Síndrome de Estrés Tibial Medial” debería ser suficiente con la historia clínica del paciente y el examen físico del mismo. Aún así, existen exámenes por imágenes que permiten evidenciar con mayor precisión la presencia de la lesión.

¿Se puede tratar?

Se ha estudiado el resultado de varias intervenciones para el tratamiento de la periostitis:

  • Ondas de choque
  • Punción seca
  • Medias compresoras
  • Ejercicios de fortalecimiento
  • Programas de rehabilitación en cargas progresivas
  • Masajes con hielo

De todo lo anterior, el tratamiento más lógico y avalado por la evidencia científica es el que involucra la gestión de la carga física: el aumento de la capacidad de carga a través de la exposición gradual a esta y el fortalecimiento de los músculos de la pantorrilla. Esto no quita que las otras opciones terapéuticas no sirvan, es más, la correcta conjugación de estas, según las característica de cada deportista, de seguro llevarán al éxito.

En ese sentido, es importante insistir en un buen examen físico e indagar en la historia del dolor, qué cosas pueden haber sido determinantes para el inicio de la lesión. Luego, acceder a un tratamiento dónde se puedan trabajar de forma progresiva y supervisada las cargas sobre la pierna afectada. La rehabilitación debe ser activa, no basta con intentar desinflamar la zona y hacer reposo, es necesario reeducar al sistema y así evitar reincidir en la lesión. 

Sebastián Rodríguez
Kinesiólogo KMP
Kinesiología y Medicina Preventiva

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.