Las Ampollas; Enemigas de los Corredores

cef2Un problema recurrente en todo corredor, ya sea de trail o calle, son las ampollas, en Instagram puedes ver un ejemplo. Estas pueden afectar enormemente el rendimiento deportivo ya que evitan que des tu 100% e incluso hacer que termines retirándote y acabando con un DNF.

Ahora, ¿Por qué se producen? Son producto de un exceso de roce y presión en un punto específico, estos tienen que ser repetitivos en un periodo de tiempo determinado, es decir una carrera o un entrenamiento. Las zapatillas y/o piedras que entren a la misma es suficiente para generar el roce necesario para las ampollas.

Para evitarlas están los viejos clásicos como no competir con zapatillas ni calcetines nuevos, pero además también a medida que el deportista lleva más tiempo corriendo, le es fácil saber dónde tiene más roce. Una estrategia para evitarlo es embarrilar los dedos o cubrir la zona con una tela respirable como es el Leukopor de BSN. De esta manera se evita el roce excesivo en las zonas ya conocidas y se evita la aparición de las ampollas “conocidas”.

cef1¿Qué pasa en el caso de que ya tienes una ampolla? Si no está reventada hay que limpiarla y drenarla, manteniendo la piel de la ampolla sin sacarla, ya que esta actuará como cobertura para la “piel nueva” que esta abajo y que es mucho más sensible, terminando con la aplicación de una cobertura como el leukopor ya mencionado en parrafo anterior para permitir que la herida respire pero al mismo tiempo esté protegida. Por otro lado, en el caso que estuviese reventada, lo que hay que hacer es limpiarla, preocupándose que no haya cuerpos extraños ni mugre en la zona, luego si es que es posible usar la piel como cobertura acomodándola y cubriendo con la tela respirable con el mismo objetivo.

Una vez que ya se sano la ampolla, la piel que tenemos aún es más débil, como todos los tejidos de nuestro cuerpo reacciona a la carga, hay que partir caminando a pies descalzos, aplicando roce y presión de manera progresiva para lograr que esta piel nueva se vaya engrosando y siendo cada vez más resistente al roce y así evitarás que se vayan formando en el mismo lugar las ampollas grandes.

Alonso Niklitschek

Kinesiologo

Centro de Equilibrio Funcional

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.