La mezcla perfecta de asfalto y trail

Había una idea loca de ir a la Maratón de la Muralla China, que casi repentinamente se volvió una realidad. A fines de enero, Carlos y yo recibíamos la confirmación de ir a esta carrera. Que dicho sea de paso, no solo es en la Muralla China (que llama la atención por sí sola), sino que es una de las carreras que siempre salen en las redes sociales como las imperdibles.

Great Wall Marathon (el nombre oficial) es una carrera turística donde la gran parte de los corredores son de calle o asfalto. Los cuales se enfrentarán a una carrera con bastante desnivel, muchas escaleras irregulares tanto de subida como bajada. De seguro han visto memes donde se mofan de las subidas para un corredor de asfalto. En mi caso soy un corredor que ha trabajado mucho el cerro y el asfalto en los dos últimos años, lo que siento que me da una ventaja en dicho terreno.

Confirmación recibida, manos a la obra. Tal como pueden leer en el primer post de Carlos, vamos los dos con objetivos completamente distintos. En mi caso iré – en buen chileno – a ponerle, con vistas a ganar. Ambicioso objetivo pero no lo veo descabellado.

Evolution Training es el equipo con el que entreno, y Andrés Villalobos es mi entrenador. Ya van más de 3 años que trabajamos juntos, donde hemos alineado objetivos con resultados concretos. El año pasado el objetivo fue la Maratón de Punta del Este, donde en una dura carrera con bastante desnivel conseguimos bajar las 3 horas y quedar 3° en la categoría. Después de eso hemos mantenido un entrenamiento, enfocados en mantener la velocidad y ganar potencia en las piernas.

Con este desafío ya confirmado, alineamos expectativas, tiempos y nos planteamos el entrenamiento. Es de suma importancia la preparación física: el desnivel y las escaleras necesitan de unas piernas con alta resistencia a la fatiga. Es por ello que el plan que armamos considera entrenar 6 veces a la semana siendo la distribución la siguiente:

– Preparación física específica: 2 días

– Entrenamiento en calle, esto incluye planos y escaleras: 3 días

– Trabajos de fondo que generalmente se realizan en cerro: 1 día

El fortalecimiento se centra específicamente en las musculatura que será la más exigida en carrera: cuádriceps, isquiotibiales y CORE. Sin dejar de lado los brazos por supuesto, que utilizo bastante para potenciar los ascensos. Y de pasada mejoramos el uso de bastones para las carreras de cerro.

La duración del periodo básico ha sido de unas apretadas 3 semanas y a un mes de la carrera se realizarán solo trabajos de mantención de la fuerza mientras se buscan objetivos más aeróbicos.

El calendario de carreras es apretado, lo que deja la labor de no sobrecargar y permitir los correctos procesos de recuperación. Un par de carreras de cerro servirán como grandes fondos y además ayudarán a evaluar el trabajo realizado en los entrenamientos. El Sunset +700D, Andes Trail Train 23K, El Origen 100k, Maratón de Santiago (como pacer) y Patagonia Run (distancia por definir) son las que sin dejar de competir, serán el trampolín a este gran objetivo.

El reforzar alimentación es todo un tema para mí, dado que en pre, durante y post carreras es algo que en oportunidades ha sido mi talón de Aquiles. Pero eso lo dejaré en profundidad para otro post.

Ya llevamos un poco más de un mes entrenando, donde se ha notado el cansancio al mismo tiempo que el fortalecimiento.

En algunos de los próximos post les contaré cómo nos estamos preparando y qué conclusiones sacamos para atacar de mejor manera este desafío. 

Ignacio Rodriguez Aedo

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.