Fitness mental para runners

Luego de un inicio de temporada muy intenso con varios kilómetros en un corto tiempo, corriendo en una carrera de 17k de trail, me di cuenta que estaba cansado, mi cuerpo estaba pesado y mi cabeza decía toma la distancia corta en el cruce que dividía la distancia de 10k del circuito. Seguro muchos pensamos algo parecido cada fin de semana en las carreras del domingo.

Leyendo a Cindra Kamphoff, una doctora especialista en psicología deportiva con más de 13 libros publicados y un sinnúmero de artículos planteaba de acuerdo a entrevistas en maratonistas de 24 a 59 años los típicos obstáculos mentales y de cómo superarlos cuando se presentan.

La gracia es que los obstáculos mentales son transversales, ya sea que lo tuyo es correr furiosos 5k o un ultramaratón;

Obstáculo 1: “Pensamiento Negativo”.

El primero es un clásico, en plena carrera no logras avanzar a antojo y dices; “no puedo”, “me están pasando muchos”, “me cuidé toda esta semana y me siento agarrotado”, este tipo de pensamientos obviamente bloquea todo proceso de llegar a tener un buen performance en carrera, esto provocará que la respiración sea superficial, se modifique nuestro ritmo cardíaco, músculos tensos… Botar la carrera (en medio de ella).

Resolución: Reconocerse con la capacidad de silenciarlo, cuando esa voz interna te empieza a tirar para abajo, buscar un distractor, por ejemplo, comenzar a focalizarse en la respiración, una canción, en tu biomecánica, en algún estímulo del ambiente, etc.

Obstáculo 2: “Metas rígidas”.

Es común bajonearse si no logré bajar mi tiempo de maratón para hacer un sub 03:00:00 horas, a veces, bastan 2 minutos fuera del objetivo para deprimirse. La autora señala que “efectivamente las metas de desempeño nos ayudan a mejorar, pero todo podemos tener un mal día” y las carreras tienen mucho de eso.

Resolución: cuando te das cuenta que tu mejor tiempo en la distancia no estará alcanzable es bueno manejarse en rangos de tiempo, por ejemplo, tramos de 5 minutos (hacer un 21k en 01:30 a 01:35), estas variaciones cambian el diálogo interno, así nos evitamos generar estrés y preocupaciones sin siquiera llegar a la mitad de la distancia.

Obstáculo 3: “La duda”.

Es un clásico, deseo subir de distancia, no sé si podré mantener el ritmo que tengo en las distancias más cortas. ¿Será el momento de probar con el maratón? Si crees que no serás capaz, te quedarás en la zona de confort y no asumirás riesgos.

Resolución: hablarlos con tus amigos corredores, contarles de las dudas que te aparecen al cambiarte de distancia o de asumir un ritmo más agresivo en carrera, el aliento de los demás ayudará a aliviar esa ansiedad que si no la sacas será muy molesta en el proceso de entrenar. Las dudas deben ser cambiadas por motivación, solo necesitamos buscar el refuerzo adecuado de un ser querido por ejemplo.

Obstáculo 4: “Comparaciones no reales”.

Concluir que no podrás ganarle a los chicos que te llevan 10 años menos o practican el deporte mucho antes que tú no ayudará, esas comparaciones tienen más de juicios de valor que reales. Esa autocrítica socavará la confianza. No extrapolar lo exitista que uno podría ser en el trabajo con tu hobbie que es correr.

Resolución: sobrevalorar a los otros podría hacerte pensar en tu propio entrenamiento, la concentración y focalización en ti mismo ayudará a hacer tu propia carrera. No pensar en cuántos corredores de los otros clubes te han pasado, sino en el objetivo que te pusiste en la carrera. ¿Quiero ese podio? ¿Entrené para ello? ¡Hazlo!

La autora señala que los atletas fuertes mentalmente tienden a tener más enfoque interno. Se centran en su propia postura, el ritmo, objetivos, es decir, por sensaciones. Tal vez, debes probar con tu propio mantra. 

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *