Entrevista a Nacho Calleja

 

Ignacio, Nacho: ¿Qué edad tienes? 18 años.

Ignacio.¿Tú tienes ancestros montañistas?¿Nos puedes contar de eso y si te marcaron de alguna forma?

Siempre escuché que mi abuelo hacía montañismo. Él Murió el 96 y yo nací el 98, por lo que no lo conocí.

Siempre escuchaba muchas historia de él, pero la que más se repetía era la que tuvo él con mi tío y otra familiar en el Cerro el Plomo:

Era el día de cumbre. El tiempo estaba pésimo, a una la mandaron hacia abajo y mi tío subió con mi abuelo que decidió seguir escalando. Mi abuelo terminó con congelación en manos y pies perdiendo varios de ellos…muy feo todo.

Desde ahí mi abuelo prácticamente se apagó. Creo que ésta historia tiene algo de misticismo porque yo creo que mi abuelo sabía que iba a ser su última cumbre y que quizá quería irse en ese momento…algo raro ha de haber en eso porque mi abuelo era un montañista increíble, varios de la misma o mejor calidad escribieron de lo sucedido y no se lo podían explicar como alguien como mi abuelo le pasó eso en un cerro que él usaba para entrenar para proyectos subiéndolo varias veces en solitario con 18-20 años.

Antes de ser trail runner,¿tú fuiste atleta de pista, eso por cuánto tiempo?

Hice pista por más o menos 2 años, pero nunca a un nivel profesional. Pero sí me lo tomé muy seria y responsablemente.

Ahora, sobre él marcándote a ti tu abuelo:

Él a mi no me marca mucho en lo que es el montañismo, pues no me llama aún la atención esa disciplina. Sí me llama la atención eso de hacer “proyectos locos”, y es eso mismo lo que me gustaría llevarlo pero al trail running, ojalá más en solitario, buscando ascensiones rápidas de cerros de gran altura.

¿Cómo es que te metiste en el trail running?

Mientras yo entrenaba en pista veía como llegaban los runners de trail y los podía reconocer por las zapatillas y sus mochilas mientras yo me día “que tontos se ven corriendo con mochilas y bastones”. Pero de tanto verlos y como el correr era mi mundo y el trail running es una variante, decidí investigar por vídeos en internet y textos. Por ahí tenía un amigo que iba a los Climbing Tours que siempre me invitaba, pero siempre le respondía que eso no era un deporte serio y que era caminar o un trekking…un sin sentido. Así me lo imaginaba. Un día me convenció y me pagó la inscripción.

El día de la carrera sufrí tanto, tanto. Corrí a tope desde el comienzo y terminé tan agitado que no podía meter más aire a los pulmones, no sabía lo que era dosificar. Sólo en la primera subida ya iba con las pulsaciones fuera de control.

Di lo mejor de mi. Llegando a la meta al pedir mi resultado me entero que llegué tercero en mi categoría. Desde ahí quedé alucinando y más especialmente con la vista en la parte más alta. Desde ahí me dije “ésta huea, es para mi”.

Un tiempo después me salí de correr en pista para correr en trail únicamente.

Por lo que hemos visto, tú sueles correr distancias medias/cortas.

Así es, me siento aún cómodo en esas distancias y mucho que aprender además.

Pero, ¿quieres más?

Sí, pero quiero consolidar distancias. Es algo que veo a largo plazo. Por ejemplo, las 100 millas no las haré antes de los 30 años.

¿Tan claro tienes esa respuesta?

Sí. Tengo una formación de atleta estructurada y por el tema de “las marcas” inculcadas en el atletismo. Mi entrenador me ayudó a hacer una planificación de pequeños pasos que me llevarían a unos escalones mayores Ahora; el talento existe, yo soy un corredor de trabajo, no soy de talento.

Pero Kilian hacían cosas joven…

Sí, pero Kilian Jornet es talento, no es una referencia para mi. Sólo con trabajo puedo lograr resultados.

¿Tienes alguna visión de cómo van las cosas en el trail versus la pista?

Me es difícil por mi edad, pero como me gusta tomar las cosas en serio y me considero un tipo con formación estructurada, veo que en Chile los preparadores, muchos, son poco serios y no logran entender las proyecciones que nos hacemos. En pista por ejemplo nos daban una planificación semanal, así sabíamos que debíamos cumplirla para obtener resultados. En el trail al ser una actividad más recreativa-social y distendida, a veces es un choque fuerte el encuentro en un mismo punto de un runner ocasional con el que quiere resultados más concretos.

¿Te ves como un corredor que ama la montaña?, ¿que tienes una espiritualidad hacia ella?

Para mi es raro sacar lo místico incluso a mis entrenamientos. Piensa que en el invierno correr de noche tiene algo especial; debes estar súper atento a tus pasos, es como otro mundo y lo disfruto mucho. Y el día tiene otro mundo también. Si no salgo por un tiempo al volver y sentir ese olor, o por ejemplo ir al San Cristóbal y dar con esos árboles que tienen ese olor a lúcuma (Nacho inspira como si las estuviera olfateando ahora mismo mientras sale una sonrisa auténtica de su quijada). No lo sé… el Carbón tiene un olor algo mentolado que sólo ese cerro tiene…no puedo sacarle el misticismo al trail running aunque sea un entrenamiento de repeticiones.

Si pudiera quitar el misticismo, dejaría de ser humano, como que me robotizaría…no puedo imaginarme no concebir el entorno. No…

Es maravilloso lo que pasa en la montaña porque corro con presiones muy grandes, no lo voy a negar, pero a la vez, al estar en el cerro estoy relajado por estar consciente en el ambiente que estoy. Es como “tengo que sacarme la cresta, pero mira el lugar en que estoy y es como, guau”!

El misticismo se ve mucho en el momento del dolor. Ese choque de los dos Nachos; uno me dice que pare, que ya no puedo más. El otro me dice, “vamos que se puede, que sí se puede” y mientras tanto vas ganando altura y el paisaje te va cautivando…yo no suelo recordar muchos los pasajes de los senderos que corro, pero los que se incrustan en mi memoria son cuando pasa ésto que describo que culmina con mucho dolor y sufrimiento con una vista hacia los valles sublime que me embebe de maravilla en la contemplación.

¿Tus redes sociales? Instagram  / Facebook 

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *