Ni tan locos
Feb13

Ni tan locos

Si eres un «runner» habitual, probablemente ya te lo habrán dicho: «Estás loco». Y las veces que te toca escuchar esa frase aumentan exponencialmente conforme aumentan las distancias que corres, su frecuencia, o cuando el horario y las condiciones se vuelven irracionales para los demás. Pero nadie dijo que correr era un asunto racional (para más al respecto, ver la reciente columna sobre correr y amar: Yo no amo correr). Y terminas juntándote con tantos «locos» que naturalizas lo que antes te parecía imposible; levantarte a las 12:30 para partir una carrera a las 4:00 a.m.; pasar toda la noche corriendo; correr cuando está lloviendo, nevando o hay 45 grados. Pero si correr nos vuelve (más) locos, también es...

Leer más