Cata Alegría; Sueño con Formar una Empresa B

Catalina llega vestida como chica normal. En una simpleza armonioza y una sonrisa natural se sienta con nosotros a conversar junto a unos cafés.

…¿Tu segundo nombre?

Catalina Gabriela (por Gabriela Mistral… nací 100 años después que ella. Mi padre escribía poesías, especialmente a mi vieja. Hasta el día de hoy están juntos y de hecho, son un modelo de pareja para mi a seguir; ellos aún pololean, se van a playas juntos y se dedican tiempo el uno al otro.

¿Hace cuánto corres trail running?

Corro Trail running hace 3 años y medio, pero atletismo hago de muy, muy chica, eso sí con fluctuaciones muy grandes.

Es muy interesante que muchas mujeres que hoy hacen trail, antes fueron atletas: ¿Por qué te cambiaste?

Varias cosas. No veía mucho compañerismo en el atletismo. También entrenábamos todos juntos, pero después cada uno para la casa y eso me parecía muy frío. A lo anterior se suman las historias de doping, entonces me vi muy frustrada porque me dije “que saco con sacarme la mugre si después alguien se va a pinchar y no puedo competir contra eso”.

Y de todo eso aparece el trail running en tu vida.

Sí, me encanta y lo quiero practicar de por vida. A mis mejores amig@s los he conocido gracias a mis zapatillas (le robé esa linda frase al Pato Bustamante). Después igual estoy un poco reticente a lo que se le viene al trail. Pienso que si empiezan a pagar se puede dar que en cualquier momento entrará más gente con doping. A veces creo que cuando esa situación se me haga obvia, será el momento en que me saldré del trail a nivel competitivo.

¿Eres competitiva?

Soy una persona muy competitiva, intento dar lo mejor de mi y probar mis límites. No sé si podría hacer trail sin competir. Lo extraño es que en esta situación soy muy ambivalente y a la vez odio el significado de la competencia. Solo he hecho una carrera de forma relajada en mi vida. En todas las demás siempre voy a tope, y como hago eso, voy muy cerca del DNF; entre el límite de lo físico y mental que puedo sostener. Suelo entrar en el círculo de preguntas de “¿qué estoy haciendo acá?, ¿por qué lo hago?…¿debería seguir?”. Cuando entro en ese loop, me es todo un desafío salir. Acarreo una presión que me ponen o que uno mismo se otorga (por querer hacerlo mejor que antes), pero de alguna manera siempre está…el tocar la meta para mi es una inmensa satisfacción de que ya pasé por esa pesadilla. Suelo estar 2 semanas antes ya muy asustada por lo que se viene.

Por eso cruzar ese límite para mi tiene un valor especial, muy especial, me siento siempre muy orgullosa de cuando logro vencer a mi cabeza. Lamentablemente, a pesar de los años, nunca he controlado bien esta situación.

Me da mucha pena cuando la gente se burla de alguien que no termina una carrera. No sabemos lo que está pasando por sus cabezas.

¿Tienes alguna metodología de entrenamiento?

Sí, entreno con un plan muy personalizado que me hace Luis Valle hace como 1 mes y medio.

¿Cuántas veces por semana?

Estoy entrenando sola ahora. Nunca me había funcionado muy bien hacer un plan. Trato de seguirlo al pie de la letra. Generalmente 5 veces por semana.

¿Algún cerro que te guste?

Me gusta ir a correr a los cerros de Las Condes, pero lejos mi cerro favorito es el San Cristóbal. Todos sus senderos me encantan. Y disfruto mucho después bajar al refugio Chez Castel y comer algo rico. ¡Tienen la mejor empanada de garbanzos!

Me carga el cerro Carbón; tiene mucho desnivel y pendiente.

Pero que no te guste el desnivel es una contradicción en un trail runner…

Me encanta la sensación de subir rápidamente y tener una vista fantástica del paisaje al mirar para atrás, pero de verdad sufro mucho con el desnivel. Mis fuertes son los falsos planos.

Una de las grandes carreras del año es Cochrane Patagonia Trail: ¿vas?

Cochrane la tengo en el calendario hace mucho. Es mi carrera del 2º semestre.

¿Cuándo viste Cochrane en tu calendario?

LSE hizo una carrera en Putre que me cautivó. Fue muy divertido, fue como una salida de cuarto medio, lo pasamos increíble. Poco antes fue la fiesta de la mujer indígena, entonces hubo un contexto muy especial. El lugar era espectacular, todo muy cercano, entonces por lo mismo, por lo aislado, espero lo mismo de Cochrane. Es un lugar nuevo, lejano, y quiero conocer el río Baker.

¿Qué cosas piensas mientras corres entrenando?

Depende de muchas cosas por las que esté pasando en ese momento de mi vida. A veces incluso se asocia al tipo de música con que voy. Si la música se alínea con mi pensar, entro en una especie de transe sintiendo que ese espacio-momento es sólo mío y me da tiempo para conocerme un poco más.

Ahora lo anterior puede sonar súper bonito, pero hay algunas veces que debo salir prácticamente por compromiso.

Volviendo al tema de la música, es un gran apoyo para mi, porque me hago playlists especiales. Entonces, mientras voy corriendo, voy viajando, recordando momentos e inspirándome constantemente. Por ejemplo, hace poco estuve en África, entonces ahora mi reproductor está lleno de esa música, y muchas canciones están ligadas a momentos que ocurrieron durante el viaje y que las puedo rememorar mientras corro.

¿Entonces con la música de alguna manera guías tu mente?

Durante las carreras yo no sé donde me va a llevar mi mente; puede ser un lugar malo o un lugar bueno, mi única certeza es que no soy la misma persona después de competencia. Siento que en algo conecté, que alguna decisión tomé, que puede ser hacia cierta gente, o hacia el trabajo, cortar contactos frecuentes…de todo.

Tú tienes junto al trail una visión social, cuéntanos cómo se gestó.

Una cosa que me gusta además del trail running es la diversidad de personas que puedes encontrar, y eso me agrada mucho. Acá es muy normal ver a alguien de 20 conversando de lo más relajado con otro de 60, y eso es muy cautivante.

Con mi amiga Cindy íbamos mucho a salidas amistosas como las que hace Óscar Quiroz, y sentíamos que hacían falta más eventos como esos. Desde que la competencia aumentó, la gente comenzó a separarse, entonces decidimos hacer salidas donde nos unamos todos y ya las estamos haciendo desde hace 3 años.

Ahora nos dio por darle más significado. Por ejemplo, hicimos una cooperando con el diccionario Haitiano, porque la barrera más dura que ellos tienen al ingresar al país es el idioma. Y además después depurando la idea, pensamos que a las mujeres les falta formar más oportunidad de conocerse, de formar una comunidad y entonces, hicimos salidas de sólo mujeres. Se nos sumó más y más gente y con el espíritu de cooperar, alguien prestó su casa en farellones, hicimos clases de yoga… fue todo muy perfecto. Conocí un tipo que vendía café y lo llevamos también, me conseguí unos mates, un montón de cositas…

Después estoy viendo mezclar el trail con el surf, y quiero hacer una nocturna en Farellones…hoy me siento más inspirada en hacer inicitivas como ésta más que en competir.

¿Puedes concebir tu vida sin correr?

No, no puedo hacer eso, pero sí me puedo ver lejos de la comunidad competitiva.

Correr per se no es suficiente, lo integras con la naturaleza y el aspecto social.

Todo se remonta a mi pasado creo. Siento que no entiendo mucho mi mente y este es el espacio donde me he sentido más aceptada y donde además puedo probar mis límites. La gente a veces está triste por tonteras. Creo que les hace súper bien hacer deporte para subir el ánimo y pertenecer a algún círculo social acogedor como lo es este. Me encanta intentar motivar a las personas que no lo están pasando bien. Eso me llena. Supongo que es mi pequeña forma de aportar a la comunidad.

…Hay algo que te impele, te realizas como persona trabajando en el bienestar?

Sí. Sueño con formar una empresa B. Lucrar pero siempre cargado a un ámbito social.

Hacer intercambio cultural, de experiencias, me gustan mucho esas cosas 

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *