Amor sin fronteras

Mi historia con Claudia comienza en el Día del Running, la última semana del mes de octubre, fue ahí donde ella estaba muy linda vestidita de corredora con su perrita Aika corriendo por todos lados y yo en el stand de KMP.

Recuerdo que la vi y llamó de inmediato mi atención, después vi que fue a KMP a hacer unas consultas y yo me acerqué también a escuchar lo que decía, al escuchar ese acento venezo-chileno y ver que venía de esa hermosa mujer cautivó mi atención. Solo había un problema, yo ya me iba y nunca supe su nombre, pero besé su mejilla despidiéndome, diciendo que fue un gusto conocerla (pero nunca nos conocimos jaja)… Fue ahí donde san Facebook ayudó mucho, a través de una foto llegué a ella y resultó que ya estábamos de contacto (yo no tenía idea) claramente no dejé pasar la oportunidad y luego de una conversación quedamos para un café, fue en ese mismo café cuando quedamos para salir (ella me invitó a una fiesta venezolana, ¡esa misma noche!) y bueno, tras un par de horas de dejar brillante la pista de baile me animé y la besé. Así seguimos viéndonos a diario, pero fue en San Antonio un par de semanas después donde sentados en la habitación del hotel, mirando el atardecer en el mar con un cielo rojizo, comenzó lo que hoy ya es un pololeo (noviazgo en la ley venezolana) de casi 4 meses, estamos muy felices, enamorados y con muchos planes y muchos cerros por subir juntos!!! La vida con ella es un manjars. 

Enzo Ferrari

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.