Amigos son los amigos

Dos cazadores iban caminando a través de un bosque en busca de un venado cuando repentinamente un enorme oso apareció de entre unos matorrales dando feroces gruñidos. Los cazadores soltaron sus armas y corrieron como nunca. De repente, uno de ellos se detuvo, sacó de su mochila unas zapatillas de running y se las puso. Su amigo lo miró y le dijo “¿Qué haces? ¿Estás loco? ¡Jamás correrás más rápido que el oso!” A lo que el otro cazador respondió, “Lo sé, pero no tengo que correr más rápido que el oso, basta con que corra más rápido que tú!” 

Arriba

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *