27 frases que todo corredor detesta escuchar

Es cierto, correr es una actividad hermosa que nos llena por completo. Pero no todo es miel sobre hojuelas, claro que no. Una de las cosas que todo corredor sistemático odia es verse sometido a la incomprensión del no-corredor y que por lo general se manifiesta en una serie de preguntas y comentarios, unos peores que otros, con las cuales tratan de entender porqué hacemos lo que hacemos. Veamos:

1 – ¿Qué tan rápido eres?

Lo suficiente como para ir por mi trote matutino, volver y desayunar, cuando tú todavía ni te levantas.

2 – ¿No prefieres quedarte a dormir en vez de salir a entrenar?

Los mecanismos de culpa, no se explican, pero tratan de resolverse…

3 – ¿No hace mucho calor/frío?

Cuando realmente no quieres hacer algo siempre encontrarás una excusa. Cuando realmente quieres hacerla siempre encontrarás la manera.

4 – ¿No es malo para la salud correr tanto?

¿No es malo para tu salud ser un futbolista de sofá?

5 – ¿De cuántos kilómetros es el maratón que corriste?

Seguramente una de las peores. Capaz de transformar una mirada serena en una mirada asesina en cuestión de segundos. Maratón hay UNO solo, y es de 42,195 kms. Las demás son medio-maratones y corridas. Ufff!

6 – ¿Cómo te fue? ¿Ganaste?

Claro, le saqué cinco segundos de ventaja al keniata que vino especialmente a ganar la competencia.

Durante las largas semanas de entrenamiento usamos mantras como el que “uno compite contra uno mismo”, “tú eres la única persona a vencer” para que después de la carrera venga cualquier pelmazo a preguntarte si ganaste una carrera con 20.000 participantes.

7 – Si no ganaste, ¿en qué lugar terminaste?

No tengo idea, corrieron como 5.000 personas y no revisé los resultados del chip. La verdad es que no hay gran diferencia entre terminar en el lugar 2.500 y 3.500 de la general…

8 – Si no ganaste, ¿por qué te dieron esa medalla?

Porque aplican el mecanismo de Pávlov con su perro, nos dan medallas por cruzar la meta y nosotros volvemos a la siguiente por el mismo incentivo.

9 – ¿Para qué corres si te cansas tanto?

Gracias a esta pregunta muchos hemos aprendido a no quejarnos tanto si estamos cansados. El calvario va por dentro.

10 – ¿Estás loco?

Esta pregunta quizás no debería estar acá, ya que es una que a muchos les gusta recibir. Es una especie de declaración de principios para corredores. Además la definición de locura no es más que una convención social, ¿no?

11 – ¿De verdad necesitas tantas zapatillas?

¡Nunca serán suficientes!

12 – ¿Por qué tus pies se ven tan feos?

Es verdad, los corredores tenemos los pies más feos, pero las piernas más bonitas! Y ni hablar de traseros…

13 – ¿No te aburre correr?

¡Sí! Es lo peor, lo hago solamente como método para expiar culpas, pagar manda o por mi Karma. Pocos no-corredores entenderán el placer que produce las largas horas de entrenamiento y el dolor después de una carrera en que dejamos todo, pero la verdad es que pese al sufrimiento no lo cambiaríamos por nada.

14 – ¿Es bueno correr a tu edad?

Correr nos encanta y no imaginamos la vida sin hacerlo. Tampoco nos imaginamos en 30 años sin hacerlo. A propósito, ¿es bueno a tu edad tener esa panza?

15 – ¿Y para que corres si nunca le podrás ganar a los keniatas?

Bueno, no es necesario ganar la Copa del Mundo o la Champions League para disfrutar del fútbol, ¿no?

16 – ¿Otra vez vas a salir a correr?

Sí, otra vez, si pudiera no me detendría nunca… Otros le llaman “sublimación”.

17 – Estás lesionado. Deberás descansar tres semanas.

Claro y me curaré con las 10 sesiones de kine que dice mi plan médico. ¡Puaj!

18 – ¡Vamos! ¡Falta poco! (Cuando faltan dos kms para la meta en un maratón).

¿Y se supone que cuando me dices eso debo picar?

19 – ¡Vamos que empieza la parte fácil! ¡Desde acá es todo bajada!

Las bajadas ahorran tiempo pero no esfuerzo. Menos aun cuando ya llevas 30 kms en las piernas.

20 – ¿Vas a jugar fútbol? (Cuando te ven con tus medias de compresión).

Nonono voy a jugar touch rugby, deberías probarlo.

21 – Correr es pésimo para las rodillas.

¿En serio? Déjame anotarlo en la lista de cosas que no me interesan.

22 – Estás muy flaco, correr te está acabando. (Frase de madre o de pareja aprensiva).

Entonces no debo decirte que mis mejores tiempos los hago con 5 kilos menos de peso que ahora?

23 – ¿Por qué no adelgazas si corres tanto?

Ah, porque lo que ves son músculos, no grasita… Como la tuya!

24 – No puedo creer que hayas corrido un maratón.

Y yo no puedo creer que me haya anotado a dos más el próximo semestre.

25 – ¿Para qué ocupas tanta vaselina?

Jajaja, te encantaría saberlo, cuando seas un runner te develaré el secreto.

26 – Cuál es el sentido de correr cuando terminas en el mismo lugar en donde empezaste?

¿Cuál es el sentido de ir a tu trabajo todos los días si finalmente siempre vuelves a casa?

27 – ¿Por qué corres?

La madre de todas las preguntas. Habrá tantas respuestas como corredores. ¡Deja la tuya! 

Arriba

468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *